Banner

1-3 en Pamplona: Había que ganar y se ganó

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El Betis se llevó un bonito duelo en El Sadar, que se le sigue ressitiendo a Osasuna. El partido se planteó como todo un duelo de estilos. Los rojillos, como les gusta, con un ritmo frenético, vertical, apretando mucho al rival en campo contrario. Los visitantes, como les gusta también, con más posesión, combinando más, imponiendo la pausa.

Osasuna fue el primero que impusio el suyo. Los visitantes necesitaron que pasasen 10 minutos para que el balón no corriera tanto de lado a lado y sí se pausase más en los pies de los suyos. En esta batalla, el primero en golpear fue el Betis, en una acción de balón parado que el debutante Kike Hermoso convirtió en el 0-1. Nervioso en algunas acciones iniciales, el central estuvo notable en el debut en Primera en un campo nada sencillo.

Y así, a ratos de dominio de uno y de otro, fue transcurriendo el partido, muy entretenido para el espectador. El Betis era el que más llegaba y pudo ponerse 0-2, pero Sergio Herrera lo impidió ante Canales y Borja Iglesias. Cuando más sufría Osasuna llegó el empate. Manu Sánchez peleó un balón que Canales no quiso mandar fuera de banda y Kike García y Roberto Torres montaron una preciosa pared que el delantero convirtió en gol.

En la segunda parte volvió a ser Osasuna quien entró con mejor pie, pero el partido siguió yendo de portería a portería, intercambiando dominios y ocasiones. Tanto, que a falta de unos 20 minutos para el final se empezó a romper. Las piernas ya pesaban y ni unos ni otros acababan de tener el control.

Era el momento de los entrenadores y los cambios para meter oxígeno. Y uno de esos cambios, Juanmi, marcó el 1-2 después de que Montoya le ganase el duelo a Ontiveros, otro de los que acababa de salir y que en su propio área no estaba en su hábitat natural. Con la ventaja, los de Pellegrini, que optaron por la contra, supieron manejar el partido y sentenciaron con otra aportación de los recién entrados: pase de William Carvalho y definición de lujo de Willian José, con una preciosa vaselina.

Banner
Banner
Banner