Banner

Fekir y Rodri reinan ante una Roma desquiciada como su entrenador

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Volvió el público al Benito Villamarín. Y lo hizo con un homenaje a Luis del Sol repleto de emoción y con un triunfo del Betis apoyado en el talento de Rodri y Fekir, que firmaron un duelo brillante para tumbar a la Roma de José Mourinho antes de un huracán de polémicas y expulsiones que desdibujó el duelo. Con ocho sobre el césped y sin su técnico terminó el conjunto italiano al tiempo que Sabaly y Canales encendieron las alarmas al marcharse de la cita de forma anticipada por lesión.

El equipo verdiblanco fue intenso desde el arranque. Canales cogió los mandos en la medular y la presión alta complicó mucho a una Roma menos incisiva. Tres minutos tardó el equipo de Pellegrini en volver a demostrar que es letal en el juego de estrategia: Fekir lanzó un saque de falta que no encontró rematador inicial pero sí secundario cuando Rodri ejecutó un perfecto golpeo con su interior ante el que nada pudo hacer Rui Patricio. Lo celebró el canterano ante el júbilo de las gradas. Lo celebró Pellegrini a sabiendas que su apuesta por el canterano pinta muy bien.

 

Como cuenta Daniel Lagos en su crónica del partido en as.com, llegaron minutos de brillo por parte del Betis. Sabaly se atrevía por su carril diestro, Canales coordinaba el repliegue y la construcción y Fekir parecía entenderse de memoria con Rodri y Ruibal. Pero en instantes de esperanza apareció un golpe de realidad: Paul erró en el cierre y la Roma lanzó en largo para que Shomurodov ganara la partida a los centrales béticos y definiera con calidad ante Rui Silva. Los de Mourinho hicieron daño con muy poco y crecieron con ese empate ante las dudas inevitables de una defensa verdiblanca que pide a gritos refuerzos urgentes. Fue Fekir el que apareció de nuevo ante un balón parado. Lanzó su córner en corto para que Canales le devolviera el balón y el francés lanzara un envío teledigirido a la escuadra lejana de Rui Patricio. Locura entre los más de siete mil espectadores presentes en el Villamarín. Todo el acierto de los verdiblancos en ataque se convirtió en déficit en su área. Mancini puso el 2-2 nada más reanudarse el choque tras un saque de esquina y Álex Moreno respondió poco después con un tanto que incendió el choque tras haber tocado el balón con la mano antes de su remate.

Ahí terminó realmente el choque, aunque quedara por delante media hora más. El italiano Pellegrini se fue expulsado por protestar sin que el VAR pudiera entrar en escena y también José Mourinho siguió los pasos de su jugador ante su enésima protesta arbitral. La intensidad se descontroló. Mancini también se marchó antes de lo debido tras un golpe a Borja Iglesias que supuso su segunda amarilla y después fue Karsdorp el que vio la roja directa. Heliópolis se llenó de temor ante la salida de Canales con su tobillo izquierdo dañado, pero también vibró con los goles de Tello y Rober en un cierre de locura.

 

Banner
Banner
Banner