Banner

En caída libre, Europa y los del lado oscuro se alejan

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Otra derrota en el 2019. Europa se complica. La sexta plaza, el Sevilla, a falta de ocho jornadas, queda a seis puntos y hay un enfrentamiento directo en nueve días en Nervión. Pero la imagen que el Real Betis ha ofrecido en los dos primeros encuentros de la semana deja un poso de sensaciones muy negativas que no concuerda con el optimismo que se quiere mostrar desde la planta noble del Villamarín.

Esta vez, tras el empate de Vallecas, en Anoeta el Betis empató el gol inicial de la Real Sociedad, pero vio como, tras una pérdida y un desajuste defensivo, otro más, su rival le marcó un segundo gol que colaboró a que el Betis siga viendo como los equipos que tenía lejos en la clasificación le igualen y se metan en una pelea que a día de hoy está difícil para los verdiblancos.

 

Como cuenta en su crónica del partido Jesús Sevillano en alfinaldelapalmera.com,  la puesta en escena del Betis en Anoeta no fue mala. La colocación de los jugadores de salida fue la misma con la que acabó el choque el domingo en Vallecas, es decir, con defensa de cuatro, siendo Sidnei el lateral izquierdo, dejando a Tello sólo para labores de ataque. Además hubo cuatro novedades respecto a dicho encuentro, puesto que Barragán, Feddal, Guardado y Loren dejaban en el banquillo a Emerson, Bartra, Joaquín y Jesé. Rotaciones de Quique Setién por los tres partidos en una semana. El Betis salió mandón. No sólo en la posesión, sino despierto, espabilado, presionando bien, circulando por momentos el balón con rapidez en la zona de tres cuartos y llegando con peligro, sobre todo por las bandas.

De hecho, los dos primeros acercamientos fueron béticos. En el minuto 7, Lo Celso disparó a las manos de Rulli, y en el 9, tras un centro de Barragán desde la derecha, Loren cabeceó por alto un balón, que también atrapó el meta argentino de la Real. La Real se fue desperezando y en al cuarto de hora Zaldua le ganó a Sidnei por la izquierda y centró al área. El balón se paseó y llegó a la zona izquierda donde apareció Merino para centrar al corazón del área y Juanmi cabeceó por encima del larguero. Fue la antesala del primer gol. Este llegó tras un error garrafal del colegiado, Medié Jiménez, y una defensa de mentira de los hombres de Setién. En el minuto 18 de juego, el árbitro concedió un córner que no fue en una pugna entre Zaldua y Tello. El último en tocar el balón fue el jugador txuriurdin. Pero luego, en el saque de esquina, Zubeldia hizo pantalla a Guardado en el lanzamiento en corto de Oyarzabal, que Juanmi aprovechó en el punto de penalti para, con un remate en semi fallo, batir a Pau López ante la atónita mirada del meta y los defensores béticos.

El partido cuesta arriba y pudo ser peor si en el minuto 30 Pau López no hubiera hecho un paradón tras un disparo de Willian José desde la frontal del área. El gol hizo mucho daño a los verdiblancos y tardaron en reaccionar. Los de Setién no aparecieron en el área contraria hasta el minuto 39, cuando en un contragolpe Tello entró como un cuchillo por la banda izquierda, ganó el área y puso el balón atrás, donde remató Lo Celso pero el balón se estrelló en un defensor, y Loren en el rechace colocó el esférico por encima del larguero. Con unas malas sensaciones, porque el Betis no daba un paso al frente para querer más en el partido, el choque se fue al descanso.

En el segundo tiempo si fue avanzando poco a poco el Betis y mejoró ostensiblemente la imagen dada en la primera parte tras el gol encajado. El choque se igualó, tanto en juego como en el marcador. En el minuto 56 empataría el cuadro verdiblanco. Por fin apareció Lo Celso, quien combinó con Tello en el flanco zurdo. El catalán corrió y se metió en el área con el balón controlado, hizo un quiebro y centró hacia el punto de penalti donde apareció Canales y, ahora sí, metió el balón en la cazuela. Como en la Copa, el cántabro no celebró el tanto. Hubo minutos en los que el Betis embotelló a su rival. Setién movió el equipo y dio entrada a Joaquín y Jesé por Lo Celso y Loren. Y ambos protagonizaron la jugada que bien pudo ser el segundo tanto para los verdiblancos. El canario recibió un balón dentro del área, controló se fue de su par y centró al centro donde estaba Joaquín. El capitán salvó la entrada de uno de los centrales realistas y se quedó sólo ante Rulli. Remató pero el meta argentino hizo otra de las paradas de la noche. El partido se volvió loco y luego la Real tuvo dos opciones claras de marcar su segundo gol, primero en las botas de Juanmi tras una mala entrega de Joaquín, y luego en las de Willian José, que envió arriba la pelota cuando estaba solo ante Pau. El partido estaba vivo y llegaba al tramo final con opciones para los dos equipos.

Pero la balanza comenzó a caer para los locales a falta de ocho minutos para el final. La pelota le llegó a Lainez, que minutos antes salió al campo por Tello (con el consiguiente enfado del catalán). El mexicano, de espaldas a la portería rival, perdió la pelota ante la presión de Theo, el balón le llegó a Merino y en corto se la puso a Juanmi. El malagueño, libre desde la mediapunta, puso un balón milimétrico por encima de los defensores béticos para la entrada de Oyarzabal, quien fusiló a Pau López. Jarro de agua fría para los béticos que habían mejorado sus prestaciones antes y después del tanto del empate.

No hubo tiempo para nada más y el Betis volvió a sumar una nueva derrota. El equipo se está cayendo poco a poco y de momento la sangría de puntos de 2019 no hay quien la pare. Con esta dinámica, Europa se pone en chino, puesto que la sexta plaza se queda a seis puntos.

 

Banner
Banner
Banner